Relax=Creatividad

La verdad es que creemos que mientras más hacemos, más productivos y creativos somos. Pareciera que relajarse en medio de un día súper complicado es sinónimo de pereza o dejadez, que no haciendo nada no resolveremos los problemas que día a día aparecen o que esa idea súper creativa que ronda en nuestro inconsciente no saldrá a la luz, si nos detenemos un rato a hacer nada.

Sin embargo, no es así. Las grandes ideas han aparecido en esos momentos en que no estamos haciendo particularmente nada y esto se debe a que recibimos gran cantidad de información que se almacena en nuestros inconscientes y es cuando estamos relajados que la solución a ese problema difícil de abordar o esa idea genial se asoman y manifiestan.

Según David Rock pionero en el campo del neuroliderazgo tenemos más recursos inconscientes que conscientes, ya que toda la información que vamos recibiendo se procesa y almacena en nuestro cerebro aunque no seamos conscientes de ello.

Pero para que toda esta serie de recursos que tenemos almacenados en nuestro inconsciente se manifiesten, necesitamos una “actitud especial”, debido a que según explican los neurocientíficos en nuestro cerebro tenemos dos circuitos: uno encargado de la atención y otro de la introspección.

Así, para acceder a nuestra biblioteca de recursos inconscientes tenemos que utilizar nuestro circuito de introspección, el cual se activa cuando estamos descansando, pensando en la inmortalidad del cangrejo o simplemente ensimismados. Aquí es cuando conectamos nuestro presente con nuestro pasado y surgen esas ideas creativas o damos con la solución a esos problemas complejos que no sabíamos como darle la vuelta. Seguro se te han ocurrido ideas estupendas cuando recién te levantas o estás relajado.

Porque resulta que el circuito de la atención y el de la introspección son incompatibles entre sí, por lo que si estamos en plena acción o movimiento es raro que se nos ocurran buenas ideas.

No obstante lo anterior, y debido a lo que comentábamos al principio que es muy difícil estar sin hacer nada, si queremos que nuestra creatividad se active debemos descansar y relajarnos. Aplicando estos tips lo lograremos:

  1. Busca 10 minutos al día de inactividad: tumbado en sofá sin hacer absolutamente nada.
  2. Apaga el celular durante varias horas al día o si eres más audaz durante el fin de semana.
  3. Realiza una tarea placentera al día, preferiblemente manual.

Y el tip infaltable para los #chocolovers como tú: Disfruta un delicioso chocolate St. Moritz sin pensar en absolutamente nada y verás que esa idea genial te llegará al instante.

Fuente: http://blogs.elpais.com/

 

¿Te gustó? Compártelo con tus amigos