¿Funcionan las afirmaciones positivas?

Desde luego que funcionan, siempre y cuando tú tengas la actitud adecuada. De nada te sirve repetirte todos los días que tú puedes, o que hay que ser optimistas, si con tu actitud y tu comportamiento haces todo lo contrario, es decir, siempre estás quejándote o eres una nube negra para ti y los demás o te quedas paralizando esperando a que algo ocurra.

 

Repetirte todos los días frente al espejo que tú puedes aunque en el fondo no te lo creas, no funciona. Si tu autoestima está baja, ninguna afirmación positiva hará que tu vida cambie o tú logres lo que quieras porque no basta con repetir algo positivo diariamente para que el Universo te lo de.

 

Las afirmaciones positivas funcionan si tienes una buena autoestima porque en realidad estás reforzando lo que tú como persona ya sabes, y para lograr tus metas solo debes trazar un plan de acción y seguir el paso a paso hasta cumplir tus sueños.

 

De igual manera, si le pides al Universo debes estar consciente de que no te caerá del cielo lo que hayas pedido por más decretos que hagas a diario. Recuerda que lo único que cae del cielo es la lluvia.

 

El Universo te da si tú trabajas por ese sueño o deseo. Mientras estés paralizado repitiendo como un autómata afirmaciones positivas esperando a que ocurra algo, créelo que no va a pasar nada.

 

Por eso, decreta, pide y pasa inmediatamente a la acción, es tu responsabilidad lograr lo que tú te propongas y eso solo se hace con una buena actitud, una autoestima fuerte y la confianza de que lograrás lo que te propongas, con mucho trabajo duro, pasión, esfuerzo y dedicación.

 

Si no crees en las afirmaciones positivas no las repitas esperando a que ocurra el milagro. Simplemente, detente y analiza que no está funcionando en tu vida y toma los correctivos necesarios. Solo tú puedes hacerlo, y tal como dice el proverbio ruso, “reza, pero rema hasta la orilla”.

 

Déjate de tonterías, mantras y decretos, actúa, pero sobre todo cambia de actitud. Tú mismo eres el obstáculo para lograr tus sueños. Tu actitud y el poder de tus pensamientos son la base para alcanzar tus metas.

 

Ahora bien, si te encantan las afirmaciones positivas, repítelas a diario, pero sobre todo créetelas con el corazón, el cuerpo y la mente. Si puedes, podrás, pero no te hagas eco de afirmaciones carentes de sentido para ti, solo porque está de moda la autoayuda o porque buscas un cambio dramático en tu vida.

 

Y si esto te resulta tan profundo y difícil de hacer, recuerda que el chocolate es felicidad. #ViveStMoritz.

¿Te gustó? Compártelo con tus amigos