5 tips prácticos para optimizar tu productividad

No estamos inventando el agua tibia, y seguramente tú ya conoces y aplicas estos tips, pero como siempre andamos full y enrollados a veces olvidamos estas pequeñas cosas que nos pueden hacer la vida un poquito más fácil.

Si nunca los has practicado, es hora de hacerlo, empezando por el que sea más fácil de cumplir, todo es cuestión de hábitos y lo importante es empezar, así sea dando un pequeño paso.

1. Dedica 20 minutos de tu tiempo a organizar tu agenda: Puedes organizar la agenda de la semana o del día, como te sea más sencillo, simplemente tómate unos minutos para hacerlo, aunque no lo creas no estás perdiendo tiempo, más bien lo estás optimizando para priorizar lo que es importante y delegar o dejar para después lo que sea menos relevante para tí en la semana. Es importante que todos los días revises tu agenda y taches las actividades realizadas, así verás que todo se va haciendo más sencillo y no sientes que tienes una montaña de obligaciones para cumplir.
2. Acuéstate y levántate temprano: Esto es súper difícil de aplicar, sobre todo si estás en un trabajo absorbente y llegas a casa en la noche, tan cansado que lo único que quieres hacer es ver televisión hasta tarde. Intenta acostarte más temprano y levantarte antes de tu hora habitual. Te sentirás con más energía y lo más probable es que te de chance de hacer lo que te gusta (ejercicios, escribir, trabajar en un proyecto personal) antes de imbuirte de lleno en tu trabajo diario.
3. Cuando estés frente a la computadora cierra todas las ventanas que no estés utilizando y enfócate en tu trabajo: Cerrar las ventanas te da menos posibilidades de distraerte navegando en internet buscando nada (perdiendo el tiempo). Este tip incluye apagar las notificaciones del celular (whatsapp, etc) y no abrir las ventanas de las redes sociales.
4. Deja el trabajo que requiera más esfuerzo mental o concentración para las mañanas: Es súper obvio, pero a veces utilizamos nuestras energías para resolver asuntos que pueden esperar, dejando el trabajo intelectual para la tarde cuando estamos cansados o no tenemos el mismo nivel de concentración.
5. Cuando te sientas muy cansado, detente: Bebe un vaso de agua (estar hidratado es súper importante para tener la mente clara). Párate al baño o simplemente dedicate a mirar por la ventana. Si estás particularmente estresado respira profundo, tómate 5 minutos y trata de poner la mente en blanco, esto te permitirá continuar y ver las cosas en perspectiva. Comerse un Flaquito y disfrutarlo lentamente (si puedes) también es un “break” súper desestresante.

Y qué métodos usas tú para enfocarte y optimizar tu productividad. Te esperamos en los comentarios.

¿Te gustó? Compártelo con tus amigos